¡Es Navidad, y el mago Drosselmeyer tiene preparadas muchas sorpresas para los niños! Pero la más interesante sin duda sucede cuando la fiesta termina… Clara será atacada por los terribles ratones, pero el Cascanueces la salva justo a tiempo y se convierte en el Príncipe. Juntos viajarán a través de las nieves al maravilloso mundo de sus sueños.

El Cascanueces, el gran ballet clásico centenario, se interpreta por el Ballet de St. Petersburgo en la versión de Andrey Batalov, quien cuida al máximo los detalles de la escuela clásica rusa. El público estará maravillado con el decorado y vestuario de esta producción.
Este espectáculo fue distinguido con el Premio Teatro de Rojas de Toledo 2016 cómo Mejor espectáculo de danza.